jueves, 26 de abril de 2012

La rosa escondida

Para mí uno de los grandes placeres de la vida es leer. Quizás es algo a lo que hoy en día no damos importancia, pero el hecho de poder tener entre nuestras manos el libro que nos apetezca y, lo más importante, tener la capacidad de leerlo, me parece una suerte con la que otras generaciones no han contado, bien porque no sabían leer o bien porque no todos los libros eran accesibles en determinadas circunstancias políticas.
Uno de los libros que más me ha llamado la atención es "La rosa escondida" de Reyes Monforte. La novela está ambientada en la guerra de Bosnia y narra la vida de Zehera, una musulmana que, como muchas otras mujeres, durante el conflicto es retenida, torturada y violada sistemáticamente por los soldados serbios.
La historia, aunque podía estar basada en hechos reales, es una historia ficticia, y, como no podía ser de otra manera, tiene un final feliz. Sin embargo, no todas las mujeres que pasaron por circunstancias similares pueden contar el dolor que sintieron y las que lo cuentan no pueden arrancar de su corazón las secuelas de aquella masacre. 
Durante la limpieza étnica que puso en marcha  el dictador Slobodan Milosevic durante los años 1992-1995 miles de mujeres fueron salvajemente violadas y torturadas durante días y noches enteros. Sin embargo, mientras que sus maridos, sus hermanos o sus hijos que fueron asesinados frente a sus ojos son considerados héroes, ellas son las grandes olvidadas. 
La violación, como en otros muchos conflictos, era considerada un arma de guerra, pero esta vez las intenciones eran mucho más macabras. Los soldados serbios reclutaron a miles de mujeres en campos de concentración donde las violaban sistemáticamente hasta dejarlas embarazadas, una vez quedaban en estado las recluían hasta los siete meses de gestación para asegurarse de que no abortarían. El objetivo era que tuvieran hijos serbios, la limpieza étnica, una vez más, fue demasiado lejos.    
Los terribles hechos que tuvieron lugar hace dieciocho años han marcado la vida de las víctimas. Su situación económica es precaria, sus familias se avergüenzan de ellas y no pueden regresar a su ciudad de origen por miedo a encontrase con sus verdugos, ya que la mayoría de los soldados serbios que participaron en  esta barbarie hoy en día permanecen en libertad. Además, aquellas que decidieron criar a sus hijos hoy se enfrentan a sus preguntas, a contar una realidad dolorosa que durante su infancia les ocultaron.
Las violaciones durante el conflicto fueron consideradas crímenes de guerra por el Tribunal Penal Internacional para la ex-Yugoslavia en 1996, pero la  persecución legal de los soldados serbios que participaron en estas torturas ha sido mínima. De hecho, solo 12 casos han sido procesados hasta 2011.
Aunque no es un libro demasiado agradable de leer, creo que es un placer tenerle entre las manos ya que hay historias a las que no conviene dar la espalda.






viernes, 20 de abril de 2012

Tartas provocativas: arte con harina y azúcar

¿En qué se diferencia un artista del común de los mortales?, y sobre todo ¿a qué se dedica?.Cuando estudiábamos historia del arte, la materia se dividía en tres partes:arquitectura, pintura y escultura, sin embargo, hay un montón de personitas anónimas que de la manera más tonta y con elementos muy básicos crean una obra maestra. Es el caso de María del Mar Díaz, más conocida en la web como María Lunarillos, esta andaluza es capaz de hacer tartas que dejan a la altura del betún a las de más de una pastelería de prestigio.
 María es subtituladora de programas para sordos y, aunque el trabajo que realiza la llena por completo, una de sus pasiones es la repostería. Sus postres publicados en su web "tartas provocativas" tienen vida propia, no están vistas en ningún sitio y sobre todo se percibe que están realizadas con calma. Según comenta ella misma tarda dos días en terminar una tarta, uno para preparar los ingredientes y elaborarla y otro solo para decorarla.
 Quizás lo que la diferencie del resto de cocineros de prestigio es que su gran objetivo con esta afición no es ganar dinero, porque para ella cada uno de sus tartas es única porque se elaboran para una cierta ocasión y para una cierta persona, por lo tanto es imposible que dos de ellas sean iguales. Y es la exclusividad de cada uno de sus postres lo que hace que cada uno de ellos sea una obra de arte.
 Su secreto es poner pasión en lo que hace y sobre todo hacerlo para disfrutar,esa es la clave de su éxito y uno de los mayores placeres de la vida. Si queréis ver su web podéis hacerlo aquí.

Las fotos las he tomado prestadas de la web de María Lunarillos.



jueves, 19 de abril de 2012

¿Quién dijo que la zanahoria no engorda?



Últimamente me ha dado por cacharear un poco en la cocina, y la verdad,  he descubierto que me relaja bastante. Mi última creación es una receta típica de la cocina americana. La tarta de zanahorias, un bizcocho en cuyo interior, aparte de esta verdura, hay  nueces, y en el exterior una cobertura a base de mantequilla, queso y azúcar glass que quita el sentido.
Aunque para muchos os parezca una receta de lo más rara y de dudoso sabor, la zanahoria se ha utilizado en dulces desde la Edad Media por la escasez de productos endulzantes. Este pastel se dio a conocer en Reino Unido durante el racionamiento de la Segunda Guerra Mundial, años después los norteamericanos mejoraron la receta con la cobertura blanca tradicional y la popularizaron en bares y cafeterías de todo el país durante los años 60.
Pero me dejaré de tonterías e iré a lo fundamental y a lo que importa, daros la receta para que experimentéis el placer de cocinar y os enamoréis de su sabor. Así que, manos a la masa.


INGREDIENTES DE LA TARTA DE ZANAHORIA
 BIZCOCHO





5 zanahorias
300 g de harina
300 g de azúcar
3 huevos
1 sobre de levadura
azúcar avainillado o esencia de vainilla
canela
10 nueces (al gusto)
150 g mantequilla


COBERTURA


200 g de azúcar glass
200 g de queso crema
200 g de mantequilla
3 cucharadas de leche


Nota: Las cantidades dependerán del tamaño del molde, lo que es importante en el caso del bizcocho es que sean iguales, y en el caso de la cobertura de la cantidad que se quiera hacer y del gusto de la persona.


PASOS


1 Rallar zanahorias
2 Batir huevos
3 Fundir la mantequilla en el micro hasta que se derrita, pero que no quede demasiado caliente.
4 Mezclar los huevos, la mantequilla y el azúcar
5 Tamizar harina
6 Mezclar harina con la levadura, la canela y el azúcar avainillado.
7 Precalentar  el horno a 160º
8 Mezclar la harina y demás alimentos secos con los huevos y la matequilla.
9 Engrasar con mantequilla el molde y enharinar
10 Verter la zanahorias en la masa, mezclar y hacer lo mismo con las nueces
11 Meter en el horno a 160º durante una hora
12 Preparar la cobertura mezclando el queso, la mantequilla, el azúcar glass y la leche
13 Sacar del horno y dejar que de enfríe un poco, cuando esté templado podemos abrir el bizcocho por la mitad y echar la crema, cerrar y cubrir la base con cobertura y nueces.




Y ya está umm















Amor a los animales

Muchas veces la vida te sorprende y te da una lección. Yo no era una persona muy amante de los animales que se diga, sin embargo, la visita inesperada de Marqués me hizo comprender que el cariño no siempre viene de la mano de un ser con dos patas, los "bichos" de cuatro saben muy bien como decirte te quiero sin palabras .
 Marqués es un gatito negro de año y medio que me encontré en la puerta de casa. Cuando llegó estaba muerto de hambre y le faltaba un ojito. Al principio me dio un poco de recelo coger un animalito de la calle, pero después de dos días llorando en frente de mi puerta no pude más y paso a ser uno más de la familia, le lleve al veterinario y me quedé hecha polvo cuando me enteré que mi Marqués tenía herpes felino, un virus que les afecta a la vista la nariz y la faringe.
El virus no es mortal y no es para tanto hay que aprender a convivir con él y llevar a mi "peque" al veterinario cada dos por tres. El problema es que le ha afectado a la vista, de hecho por eso ha perdido un ojo, y temo que pueda perder el otro y se quede completamente ciego. Pero de todas formas, y a pesar de los pesares puedo afirmar con letras mayúsculas que Marqués es feliz, y cada vez estoy más orgullosa de la decisión que tomé.
El caso de mi chiquitín no es aislado. Son muchos los gatos y perros que acaban en la calle, bien víctima de la crueldad e irresponsabilidad de sus dueños, bien por que se pierden por un descuido de los mismos. ¿Y cuál es la solución?, según la Presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, asesinarles y dejarles morir de hambre.Gracias a Dios la presión de la ciudadanía dio sus frutos, y la ley que prohibía dar de comer a animales callejeros y permitía matarles, se echó para atrás el pasado mes de noviembre.
La crueldad de este proyecto de ley no tenía límites. Darle una tacita de leche a Marqués, como yo hice en su día, te puede costar una multa de 300 euros.
Y es que, en época de crisis todo lo que suponga un coste hay que eliminarlo, puesto que los gastos derivados por el abandono de animales desde el 2006 oscilan a 15,6 millones de euros para la Comunidad de Madrid. Pero de nuevo, como siempre ocurre, nos equivocamos de culpable, y esta vez no anda en cuatro patas anda en dos y no tiene escrúpulos.