jueves, 24 de mayo de 2012

La reina mora de Castilla

Las más bellas historias de amor siempre han sido las más tormentosas, las que más lágrimas han causado a sus protagonistas, y como no las que no tienen un final feliz.
Incluso en la oscura Edad Media los romances imposibles han estado presentes y han formado parte de nuestra historia. Uno de los enlaces que más dieron  que hablar durante el medievo es el de Alfonso VI  "el bravo", rey de los reinos de Castilla y de León, y Zaida, hija del rey de Sevilla Al-mutamid.
Alfonso VI fue un rey fuerte y tenía bastante influencia, pero a pesar de todo, no era feliz, le faltaba un hijo varón que consolidara la sucesión al trono. Varias reinas pasaron por el trono de Castilla y otras muchas mujeres por su cama pero ninguna pudo darle el ansiado trofeo que el rey esperaba.
Tal era su obsesión por tener un heredero varón que no dudo ni un instante en aceptar a Zaida como futura esposa cuando ésta solo tenía doce años. La pequeña sólo era la recompensa que el rey ofreció a Alfonso VI por ayudarle en la lucha contra los almorávides, musulmanes del norte de África que no veían con buenos ojos las interpretaciones que sus "hermanos" de Al Adalús estaban haciendo del Corán.
A pesar de ser un matrimonio pactado, como era habitual en la época, él se enamoró de su belleza y a ella le cautivaron los relatos que durante años le contaron sobre el rey. Pero como todo no podía ser tan fácil la boda de la pequeña Zaida tuvo que esperar, ya que no era tarea sencilla que el pueblo y sobre todo la Iglesia, que durante el medievo fue la espina dorsal de la sociedad, aceptasen como reina de Castilla una princesa mora.
Pero finalmente el amor triunfó cuando el rey Al-mutamid envió a su hija a pedir ayuda al rey cristiano ante los continuos ataques almorávides. Esa era la primera vez que hablaban y desde ese instante se amaron.
Desde ese momento Zaida entra en el reino de Castilla, pero para convertirse en reina y casarse con su amado tenía que renunciar a todas sus creencias y pasar de ser musulmana a cristiana, ahora no le damos importancia pero en aquellos tiempos cambiar tu religión era casi tan transcendental como cambiar de cerebro, ya que todos los principios que forman parte de la mentalidad de una persona se inculcaban por la religión.
La reina Isabel de Castilla, que así pasó a llamarse Zaida al convertirse al cristianismo, y Alfonso VI vivieron durante años en el castillo de La Adrada, en pleno valle del Tiétar, y es allí donde finalmente nació fruto de su amor Sancho el ansiado heredero.
Pero la felicidad no es eterna, la princesa murió con 40 años y un año más tarde falleció su hijo en la batalla de Uclés . El rey, un vez más, se quedó solo y desolado, esta vez lo había perdido todo.






miércoles, 2 de mayo de 2012

La fiebre del reciclado

Separar la basura está muy bien. Pero, ¿qué pasaría si le diéramos otra utilidad a todo aquello que tiramos?.
La reencarnación de los objetos no es ninguna tontería, y es que nada muere con su primer uso siempre se le puede sacar otra utilidad. Y si no, que se lo digan a los amantes de la artesanía que con cosas que abarrotan los contenedores de grandes ciudades y con sus manitas hacen maravillas.
Uno de los sueños de toda niña es tener su propia casa de muñecas. Sin embargo, a pesar de los esfuerzos de sus padres, la crisis habla por si sola y los caprichos de los más pequeños quedan en un segundo plano. Una forma barata de que la princesita de la casa tenga su propio palacio es hacerlo y con un caja de cartón y paciencia quedan cosas como esta



Podéis ver el tutorial aquí  

Decorar la casa puede ser una tarea divertida, creativa y lo más importante barata si utilizamos materiales reciclados. Los corchos de botellas de vino que van a la basura de miles de restaurantes y bares pueden transformarse en una original alfombra.




El paso a paso lo podéis ver aquí


Si una prenda te aburre tirarla no es la solución tirarla cámbiala. Para ello las cápsulas nespresso son ideales


El paso a paso aquí