martes, 28 de mayo de 2013

Pizza casera

Cuando pensamos en comernos una pizza, la mayoría de las veces queremos algo rápido y fácil de preparar. Sin embargo, hacerla a mano es bastante más complejo de lo que parece a simple vista y cuando se hace en casa se escapa de lo que denominamos comida basura para convertirse en un alimento completo.
El origen de este plato mundialmente conocido es Nápoles. En esta ciudad empezaron a consumirse por las clases más humildes las primeras pizzas, bastante más sencillas de las que conocemos hoy en día.
En la actualidad las pizzas han perdido las connotaciones de plato económico saludable para convertirse en uno de los estándares de la comida basura. Sin embargo, esto cambia si nos ponemos manos a la masa y la hacemos nosotros mismos.

INGREDIENTES

250 g Harina especial para pizzas (con levadura de panadería)
una cucharadita de sal (5 g)
125 ml de Agua
2 cucharadas de Aceite de oliva
Tomate frito (al gusto)
Mozarella (al gusto)
Jamón de York y Champiñones al gusto

ELABORACIÓN

Se mezcla en un bol el harina con el agua y cuando se integre se mezcla con la sal y en aceite y se amasa durante 5 minutos con las manos.
Se deja reposar media hora a temperatura ambiente
Se enharina una superficie lisa y el rodillo hasta obtener el grosor deseado
Después colocamos la masa en un molde para pizzas o en su defecto la cortamos poniendo un plato redondo encima de la masa
Pintamos la bandeja del horno con aceite y ponemos la masa encima
Echamos encima de la pizza el tomate, la mozzarela, el jamón de york y los champiñones
Precalentamos el horno a 200º y cuando esté caliente la horneamos durante 20 minutos
 Y este es el delicioso resultado


Pizza natural con masa hecha en casa






sábado, 11 de mayo de 2013

La minifalda de Mary Quant

Hay mujeres que dejan huella, que su paso por la historia no puede ser ignorado y que con su trabajo consiguieron cambiar la vida de generaciones enteras. Es el caso de Mary Quant, más conocida como la diseñadora de la minifalda.
Mary abrió su primera tienda en Londres "Bazzar" dedicada sobre todo a la moda juvenil. Su idea era que las hijas no vistieran igual que sus madres, que tuvieran su propia identidad, así que pronto diseño su propia  ropa, sin apenas experiencia como modista. Eran diseños frescos llamativos coetáneos a sus clientes y sobre todo asequibles para los jóvenes. Medias altas hasta la rodilla, jerseys ceñidos acanalados y sobre todo la minifalda, un prenda que marcó un antes y un después en la moda femenina y que conseguiría que las mujeres fueran un poquito mas libres.
Los diseños de Mary Quant fueron exportados a Estados Unidos y consiguieron ser populares por todo el mundo, de tal forma que marcaron tendencia durante los años 60. Es por ello que esta diseñadora consigue  en 1966 ser nombrada miembro de la Orden del Imperio Británico por su contribución a la industria de la moda.
La primera falda corta estuvo inspirada en el automóvil Mini y su aparición no fue plato de buen gusto para muchos sectores sociales. De hecho, en algunos colegios ingleses se expulsó a muchas alumnas por usar esta prenda. En España su uso, como no podía ser de otra forma, se retrasó un poco, de hecho, no fue hasta la muerte de Franco cuando la minifalda empezó a hacer su aparición mostrando las piernas de prestigiosas artistas como Cocha Velasco o Laura Valenzuela.
Hoy en día la historia se repite al otro lado del mundo. En Uganda las mujeres que osen llevar minifalda serán encarceladas puesto que "incitan violaciones y enseñan partes de su cuerpo indecentes", según declaró esta semana Simon Lokodo, ministro de Asuntos Éticos del país. Por lo que se ve quedan muchas batallas que ganar.
A pesar de los pesares, y de resistir las criticas de sus detractores. Este símbolo de la revolución sexual femenina siguió adelante y hoy es una parte importante de nuestros armarios. El mayor mérito de Mary Quant fue, como en una ocasión mencionó The Sunday Times, "ser afortunada por haber nacido en el momento justo, en el lugar. y con el talento adecuado". 
La diseñadora londinense fue propietaria de dos boutiques en Londres y sus diseños marcaron huella durante la década de los 60.