viernes, 26 de mayo de 2017

Javier Valdez Cárdenas: el terror de los narcotráficantes

"El buen periodismo, valiente, digno, responsable, honesto, no tiene sociedad alrededor. Está solo, y eso habla de nuestra fragilidad, por que significa que si van contra nosotros no va a pasar nada" . Así de contundentes resonaban las palabras de Javier Valdez Cárdenas, uno de los periodistas mexicanos que más ha arremetido contra el narcotráfico y que el pasado 15 de mayo fue asesinado por unos pistoleros cerca de RíoDoce, el semanario que fundó en su ciudad natal Culiacán.
Con su dedicación incansable Valdez consiguió ser unos de los profesionales más reconocidos del país a nivel internacional, cubrió de cerca el crimen organizado intentando evitar que cayeran en el olvido historias que creía que merecían ser contadas. Durante años fue reportero del diario Noroeste, después fundó su semanario RíoDoce donde junto con su equipo de periodistas cubrieron acontecimientos como la riña por el liderazgo dentro del cartel del Sinaloa, las guerras que iniciaron los Zetas, los Beltrán y el cártel de Juarez contra la organización del Chapo.
Su último trabajo fue entrevistar a Dámaso López arias "el licenciado" enemigo de los hijos de "el chapo". Después de la batalla encarnizada que mantenían por el liderazgo del cártel de Sinaloa a los hijos del Chapo no les gustó esta entrevista llegaron a amenazar en balde a Valdez para que no publicara su trabajo y su negativa acabó costándole la vida.
No era la primera vez que el periodista miró a la muerte a los ojos. En el año 2009 los narcotraficantes tiraron una granada a la redacción de RíoDoce pero en esta ocasión todo quedo en un susto.
Con su estilo personal de escribir igual que hablaba y siempre partidario de poner cara a la información en lugar de publicar una serie de datos publicó libros como "Malayerba", "MissNarco", "Huérfanos del Narco", "Con una granada en la boca" y "Narcoperiodismo".
Varios son los premios que abalan su trabajo como el Moors Cabot, otorgado en 2011 por la Universidad de Columbia, o el Premio Internacional a la Libertad de Prensa que otorga el Comité para la Protección de Periodistas.
En lo que va de año ya son seis los profesionales de la información asesinados en México siendo en tercer país más peligroso para ejercer la profesión por detrás de Siria y Afganistán. Y es que como ya comentó Javier Valdez "En Culiacán, Sinaloa, es un peligro estar vivo y hacer periodismo es caminar sobre una invisible línea marcada por los malos que están en el narcotráfico y el el Gobierno, uno debe cuidarse de todo y de todos".

Javier Valdez muere con 50 años dejando solas a su mujer y a su hija


No hay comentarios:

Publicar un comentario